20 cosas que debes saber del Xoloitzcuintle

Si viste la película Coco, seguramente habrás notado el papel clave que juega Dante, el perro que acompaña a Miguel en su viaje al mundo de los muertos.

La raza de Dante es un Xoloitzcuintle, una de las razas originarias de México y con una gran relación con la cultura, tradiciones y costumbres del país.

Aunque hoy en día no es una raza muy común en los hogares, hay familias que tienen a un “Xolo” en su casa y quieren saber más de este can orgullosamente mexicano.

Por eso, les traemos 15 cosas que deben saber del Xoloitzcuintle.

  1. Prácticamente no tiene pelo, aunque gracias a algunas cruzas, es posible que sus crías tengan en ciertas áreas como la cabeza.
  2. Cuenta con tres tamaños: toy, estándar y pequeño.
  3. El término Xoloitzcuintle proviene del náhuatl: xólotl, “extraño, deforme, esclavo, bufón”, y de la palabra itzcuintli, “perro”.
  4. Para otros estudiosos, Xólotl es el Dios del ocaso y gemelo de Quetzalcóatl, siendo el dios mexica de la vida y la muerte. Por eso se podría decir también que su nombre significa “Perro de Xólotl”.
  5. En la época prehispánica se creía que acompañaba a sus dueños en el trayecto al Mictlán, el inframundo azteca.
  6. También en aquella época se utilizaban para rituales religiosos, pero también como alimento, cosa que no le agradó a los conquistadores españoles.
  7. Su población disminuyó debido a que en la época colonial la Corona española prohibió a los perros nativos que no tuvieran dueño, por lo que muchos fueron sacrificados. Esto, además de migraciones de comunidades indígenas, hizo pensar durante mucho tiempo que se habían extinto.
  8. En 1950, Norman P. Wright, embajador británico, decidió realizar una excursión para encontrar a los últimos perros nativos mexicanos y logró encontrar algunos “Xolos” en Oaxaca y Guerrero.
  9. Gracias a la facultad de medicina y zootecnia de la UNAM, esta raza pudo ser rescatada ya que fundaron una pensión canina en Coyoacán para la crianza de Xoloitzcuintles.
  10. Se sabe que Diego Rivera y Frida Kahlo criaron Xoloitzcuintles como mascotas, siendo también inspiración para sus obras.
  11. Su falta de pelo los hace vulnerables al frío, puesto que pierden gran parte de su calor corporal, por eso se recomienda tenerlos cerca de lugares donde puedan recibir luz de sol y con áreas de sombra.
  12. Entre las ventajas de su falta de pelo es que no requieren cuidados especiales como cepillado, pueden convivir con personas alérgicas al pelo de perros y no sufren de pulgas y garrapatas, animales que se asientan en el pelo canino.
  13. Para los dueños de “Xolos” se les recomienda contar con una crema humectante especial para compensar la ausencia de pelo.
  14. Algunos historiadores sostienen que esta raza tiene unos 7,000 años de antigüedad y su crianza por comunidades humanas tiene unos 5,500 años, convirtiéndola en una de las más antiguas.
  15. En 2016, el Xoloitzcuintle fue declarado Patrimonio cultural y símbolo de la ciudad de México.
  16. Se considera de carácter dócil y protector, pero también territorial, por lo que es un buen animal para compañía y guardia.
  17. Por predisposición genética, además de la ausencia de pelo, tienden a perder los dientes a edad temprana, aunque existen algunos genes recesivos que pueden provocar la aparición de pelo, algo poco común.
  18. Su temperatura corporal es de 40 grados centígrados en promedio, por lo que son buenos compañeros en la noche, ideales para no pasar frío.
  19. Su esperanza de vida va de los 12 a los 14 años y al ser una especie antigua, es difícil que presenten problemas de salud congénitos como otras razas.
  20. Dante, el perro que aparece en Coco, es el primer Xoloitzcuintle en aparecer en una película animada.

En Happy Can Camp hemos tenido el gusto de contar con “Xolos” como parte de nuestra comunidad. Recuerda que estamos a tu servicio para nuestros servicios de estética, veterinaria, resguardo y entrenamiento en el teléfono (222) 644 1275.

¿Cómo Saber que eres “Perrimamá”?

¿Tu perro es el miembro más querido de la familia? Hoy es más común encontrar a personas solteras o parejas sin hijos que deciden adoptar a un perro para llenar con amor el hogar. No es extraño. Después de todo, siempre han formado parte de la historia humana. Han sido compañeros, guardianes, protectores… y ahora hijos.

Desde hace unos años, el término “perrihijos” se convirtió en algo más que una palabra rimbombante para nombrar a los canes que son consentidos por sus dueños como si se trataran de sus padres biológicos y se ha convertido en todo un estilo de vida. Ahora es todo un estilo de vida.

Lo podemos ver en la cantidad cada vez mayor de restaurantes, hoteles, spas, estéticas y hasta funerarias enfocadas en perros. En el mismo Happy Can Camp hemos recibido a perros que requieren cuidados especiales, desde almohadas y cojines para dormir hasta su marca de croquetas favorita, ya que no comerá otra cosa.

Las causas del auge de los perrihijos son muchas: mayor carga de trabajo, los traslados de la casa al trabajo y cada vez menos tiempo libre, el esfuerzo para dedicarse de tiempo completo a un hijo es limitado, sin tomar en cuenta los gastos que trae un nuevo bebé desde antes de su nacimiento, por lo que deciden posponer o aplazar esa decisión.

Por otra parte, los perros son los preferidos en cuanto animales de compañía: son leales, afectos al cariño, muy buena compañía y apoyo. De hecho, el Consejo Nacional de Población (CONAPO), estima que el número de perros domésticos aumentó 20% desde el 2000 hasta la fecha.

Además, su mantenimiento es barato y existen servicios especializados para su cuidado. En promedio el gasto puede ser de 3 mil pesos o 150 dólares al mes entre alimento, baños, premios, ropa, consultas y medicamentos.

¿Cómo saber si eres perrimamá? Si cumples con al menos 3 de estas conductas:

  1. Te has referido a tu perro como “mi hijo” o “mi bebé”
  2. El perro tiene acceso a todos los espacios de la casa: se sube al sillón y a la cama.
  3. Eres muy permisiva con tu perro: le perdonas cualquier conducta
  4. Tu perro convive más con personas que con otros perros
  5. Suele comer lo mismo que la familia o tiene una dieta especial (no croquetas)
  6. Si tienes que separarte de tu perro, se pone extremadamente ansioso
  7. Le has comprado ropa y lo sacas a la calle vestido
  8. Lo llevas a fiestas, eventos y reuniones con familia y amigos
  9. Has reducido la cantidad de viajes y horas de trabajo por estar a su lado.
  10. El perro recibe regalos de Navidad, Día de Reyes o cumpleaños

¿Esto puede ser dañino para los perros? Aunque no lo parezca, sí. Un perrihijo desarrolla tal dependencia a su dueño que en situaciones, como viajes de trabajo o vacaciones, presenta cuadros de estrés y ansiedad muy severos. Incluso han existido casos de perros con ataques cardiacos por el estrés de la separación.

Los problemas de obediencia son otro efecto secundario, pues el dueño no le estableció límites desde cachorro y requerirá de los servicios de un entrenador para corregir las malas conductas. Además, la sobreprotección puede provocar que tenga problemas para convivir con otros perros. Esto se puede ver más en perros de razas pequeñas, que son los preferidos como perrihijos.

Te recomendamos, a fin de ayudar a tu perro a tener una vida plena y sana, acudir con especialistas en nutrición, salud, higiene y entrenamiento canino a fin de que aprenda cuestiones como obediencia y convivencia con otros perros, obtener una alimentación equilibrada y saludable y a reducir la dependencia de sus dueños, lo cual se traduce en más años de vida y mejor estado de ánimo.

En Happy Can Camp estamos para ayudarte, ya sea mediante sesiones de entrenamiento, resguardo, guardería y veterinaria. Estamos en el 222 644 1275.

Conoce los beneficios del entrenamiento individual

Con la llegada del verano llega una buena oportunidad para aprender. El entrenamiento canino al aire libre es una gran opción para mejorar su condición física, fortalecer los lazos con la familia y lograr un buen comportamiento tanto en la casa como al salir y ante extraños.

En Happy Can Camp adiestramos a más de 500 perros cada año en diferentes disciplinas tanto en las clases grupales como en las sesiones de entrenamiento individual. Por ello, durante todo el mes tendremos una promoción especial.

Incluye cualquiera de los siguientes cursos:

Obediencia: desde comandos hasta lograr que reconozca en su amo a una figura de autoridad.

Buen comportamiento canino: formación para conocer desde orien como mejorar la conducta del perrito.

Socialización: opción para poder convivir tanto con otros perros como con miembros de la familia y otras personas.

Agility: disciplina que consiste en sortear un circuito de obstáculos contra reloj, ideal para fortalecer cuerpo y mente.

Base Dog: juego con bases sobre el jardín permite aprender diversas suertes y seguir órdenes, ideal para aprender a trabajar por metas.

Rehabilitación canina y modificación de conductas negativas.

En caso de que tu perrito presente agresividad, miedo, ansiedad o hiperactividad, estos cursos son buena opción para lograr que tenga una vida sana, use positivamente su energía y evite la tensión y el estrés.

Contamos con diferentes planes, desde los estándar de 24 sesiones hasta cursos para casos especiales o de modificación de conductas. Recuerda que estamos a tu servicio en el teléfono (222) 644 1275, en el teléfono de contacto de nuestro jefe de entrenamiento canino, Gerzon, el (222) 812 5930, así como en nuestra página happycancamp.comFacebook y Twitter.

Razas del mundo

Happy Can Camp
4 Formas de crear vínculos entre perros y dueños

Según estudios de la Universidad Azabu, en Japón, el vínculo emocional entre perros y amos, fortalecido por la convivencia, es similar al que tienen madres e hijos. Esta relación emocional también ayuda a producir en ambos oxitocina, la llamada “hormona del amor” que da esa sensación de bienestar a quienes tienen a un perro a su lado.

Read more

HCC
¿Qué dieta debe seguir mi perro? 10 tips

Muchas de las dudas que el equipo de médicos veterinarios de Happy Can Camp recibe diariamente tienen que ver con la alimentación de los perros. Esto depende de la raza, tamaño y edad.

Read more

Mi hijo quiere tener un perro ¿qué hago?

Para el desarrollo de los pequeños, una de las prácticas más comunes es adoptar un animal de compañía. Este no solamente les ayuda en actividades como el juego y la convivencia, sino que les ayuda a desarrollar responsabilidad y actitud de servicio.

Read more